#MASELE | Aprendizaje y Adquisición de la Lengua Española para el Alumnado Arabófono

Género y número 

Es cierto que los aprendientes que no tienen como lengua materna una lengua románica, muchas veces suelen experimentar dificultades con el número y género, sobre todo en el plano verbal.  El árabe, igual que el español, cuenta con la distinción entre masculino y femenino y, además, un número dual.

El hecho de que el árabe también tenga género, no siempre ayuda. Igual que en cualquier otra lengua con género obvio (rasgo que excluye al neerlandés, que tiene género no observable en la composición de las palabras ni en los artículos), puede que la lengua materna interfiera a la hora de asignar el género a la palabra en la segunda lengua. Además, la lengua árabe tiene carácter sagrado y esto puede hacer que el uso erróneo del género sea más persistente. Es decir, si cierta palabra es femenina en árabe y si el alumno considera la lengua como si fuera constituido por Dios, le puede costar más pensar que en otra lengua tiene género diferente.

La interferencia hace que el alumno arabófono use el artículo femenino para jardín, ya que la misma palabra en árabe es masculina. De todos modos, los errores de discordancia son muchos y esto puede atribuirse al hecho de que el artículo determinado siempre es al y no representa género ni número. La ausencia del artículo al, el artículo nulo, se usa para los sustantivos indeterminados.

El género dual, lo cual se refiere a las entidades duales e inseparables como los ojos, interfiera en el español en construcciones como me duelen los ojos, la cual un alumno arabófono puede representar como me duelen mis dos ojos.  En cuanto a los plurales, se observa una regla bastante curiosa en árabe, al menos desde el punto de vista de la lengua española. Esta regla comprende el empleo del género femenino singular para adjetivos que describen conceptos no animados (la larga ejercicios). En la misma línea, los verbos gustar y encantar se conjugan con la tercera persona femenina del singular (me gusta los helados). Cabe señalar que este tipo de error es más frecuente en la lengua hablada.

A continuación, se tratarán los pronombres personales y las diferencias y semejanzas en cuanto al número en género al respecto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s