#MASELE | Aprendizaje y Adquisición de la Lengua Española para el Alumnado Arabófono

Morfosintaxis

En los siguientes apartados se presentan algunas cuestiones de la morfosintaxis de la lengua árabe. La morfología árabe es bastante compleja y además muy distinta por ser una lengua semítica, por lo cual la morfología suele ser estudiada tradicionalmente aparte de la sintaxis, la cual es considerada mucho menos opaca y compleja. Por otro lado, la morfología y la sintaxis están muy vinculadas y en el marco de la enseñanza de lenguas conviene estudiarlas juntas.

La composición de palabras 

La morfología árabe se basa en raíces de tres signos, que pueden modificarse según inserción de diferentes vocales y de fijación. A base de esta raíz, puede surgir todo tipo de palabras que estén relacionadas con el campo semántico en cuestión. Así, la raíz ktb presenta todo lo relacionado con el campo semántico de escribir y se modifica para crear nuevas palabras del mismo campo, como kataba (escribir) y katib (escritor). En el caso de escritor escribir se observa que también tienen la misma raíz en español, pero esto no siempre es el caso, como en kutub (libro) y maktaba (biblioteca).

Como la lengua árabe permite crear nuevas palabras dentro del mismo campo semántico a base de fijación más que lo que permite una lengua como el español, los aprendientes árabes tienden a crear palabras que, aunque sí sigan las reglas morfológicas de la lengua española, no tienen significado porque son simplemente inexistentes en el sistema de la lengua. Esto hace que, por ejemplo, el alumno produzca la palabra merindina tomando el verbo merendar como base. Por último, cabe mencionar la ambivalencia de los sustantivos y el infinitivo del verbo. Estas dos formas pueden coincidir morfológicamente, por lo cual a veces les cuesta distinguir entre el sustantivo (trabajo, invitación) y el verbo (trabajar, invitar).

Un fenómeno que se ve en todos estos ejemplos y se ha visto ya en el apartado sobre la ortografía, es que las palabras en la lengua árabe suelen ser trilíteras. Esto hace que los aprendientes árabes de una segunda lengua tiendan a limitar las palabras a tres sílabas, como bicleta en vez de bicicleta. Ya en al apartado sobre la fonética, se comentaba que este tipo de errores sobre todo se oberva en la escritura y casi no son perceptibles en la lengua oral.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s